Varias bolsas con componentes de juegos de mesa

Tardes en la Buhaira. 1 de Junio

Muy buenas! Ya hace tanto tiempo de la última reseña de un viernes que seguro que ya habeis dejado de echarlas de menos. Mea culpa. Intentaré retomar las anteriores pero, por ahora, aquí va la más reciente:

Al empezar la tarde se montaron tres mesas de juegos. En la primera de ellas, Yune, Fer y Nacho enseñaron a Virginia, una recién llegada con ganas de aprender juegos nuevos, a jugar al Dominion. Volvió a ganar Yune, lo que se está empezando a convertir en una costumbre cada vez que se saca este juego.

Juano trajo su Pompeya, cada jugador debe primero colocar sus fichas de ciudadanos por la famosa ciudad, para luego, como uno se puede imaginar, conseguir sacar a los que se pueda mientras el Vesubio escupe piedras, fuego y ceniza y las lenguas de lava convierten la ciudad en futura atracción turística. Juano, Silvia, Julio y David echaron la partida, y si no me falla la memoria, fue Silvia quien más gente consiguiò salvar.

En la otra mesa tuvo lugar la partida mas “dura” de la tarde. El juego fue De Vulgari Eloquentia, ambientado en la Italia medieval. Mercaderes y escritores empiezan a darle la espalda al latín a favor del “volgare”, la lengua hablada por el pueblo. Durante la partida, los jugadores deberán tomar partido en esta lucha, ya sea convirtiéndose en mercaderes, accediendo a los más importantes manuscritos, subiendo peldaños en la escala social o incluso convirtiéndose en el nuevo Papa. Sara elegió con más acierto sus acciones y le ganó la partida a Fran, Álvaro y Haveloc.

 Y mientras ellos echaron las horas peleando en tierras italianas, las demàs partidas acabaron y empezaron otras nuevas.

Juano ganó a Julio y David en un Gloria a Roma, donde se compite por ser el que más contribuya a transformar Roma de una humilde capital de provincias a la capital de un magno imperio. Todos los demás embarcamos en un Bote Salvavidas. Cada jugador asume el el rol de un superviviente del naufragio y debe trabajar en conjunto para conseguir llegar a tierra antes de que la sed acabe con todos. O no. Porque cada jugador mantiene en secreto un personaje al que salvar a toda costa y otro que convertir en carnaza de tiburones, todos los demás pasajeros son solo herramientas para conseguir su objetivos. Pelearás por ser el primero en recibir los suministros o prefieres quedarte a popa para manejar el timón? Quieres guardarte la última bengala para salvarte o para disparar a quemarropa al pecho del capitán? Ese remo sirve para remar o para tirarte por la borda? Estas dispuesto a llegar al canibalismo?. De los ocho jugadores que fuimos; Silvia, Nacho, Mario, Yune, Fer, Bea, María y Virginia, sólo llegaron seis. Y de los seis sólo cuatro llegaron conscientes. De ellos Fer fue el que ganó la partida

Y tras esta partida, el resto de la velada lo conformaron juegos rápidos. Julio ganó a Óscar, Juano, Pilar y David al Zooloretto, donde se compite para construir el zoológico más completo de todos. Yune consiguió ser la chimpancé mas lista de todas y ganó a Manuel, Silvia y Mario al 4 Monos. Ella participará en el programa espacial, los demás serán carne de chimpancé en el menú de los astronautas. Nacho (que ganó la partida) y Fer enseñaron a Virginia a llevar el caos a la mina enana en el juego Saboteur. Silvia fue la mano más rápida y ganó al Matamoscas a Luis Jose, Virginia, Nacho y Yune.

 Ya muy cerca de acabar la tarde Sara, Fran, Yune y Manuel se echaron un par de partidas. Primero al Palastgefluster donde ganaron todos menos Manuel y luego un De Mudanzas, donde ganó Fran. En otra mesa una partida de Bang. Sam Mario “El Buitre” intentó mantener el orden y la ley como Sheriff contra la banda de forajidos formada por Luis, Jose y Álvaro. Desgraciadamente ni el forajido ni los alguaciles; Nacho, Virginia y Silvia, fueron de gran ayuda y, al contrario que en la películas, los malos consiguieron salir victoriosos

Imagen de perfil de Óscar Bendala García-Donas
Aspirante a Calamar Supremo, en los juegos de mesa encontré hace tiempo la mejor manera de ocupar mi tiempo libre (y el resto del tiempo la verdad) y captar adeptos para la causa. ¡Larga vida a Queremos Jugar!
¿Qué te ha parecido este artículo?
[Total: 0 Promedio: 0]
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *