Conociendo a Vicky: «Si no hay suficiente rol en QJ… ¡Yo lo traigo!»

¿A quién no le gustaría saber con quién compartimos mesa?

Javi.- Desde que entraste en la asociación, eres una de las socias más activas, sobre todo en el ámbito del rol. Muchos socios comentan la importancia que está cobrando el rol en la asociación actualmente, y parte del mérito es tuyo.

Vicky.- ¡Gracias por el halago!, pero creo que no lo merezco, ni mucho menos. Sí que es cierto que me gusta montar partidas y eventillos de vez en cuando, y creo que soy de los pocos socios (¿o puede que la única?) que no le da a los juegos de mesa y se centra exclusivamente en rol, pero en Queremos Jugar me he encontrado a muchos y buenos roleros, escondidos entre las estanterías, buscando lápices en los cajones, esperando a dar un Golpe de Estado en… ¡Es broma!

Javi.- Pero te has quedado sólo con tu actividad como usuaria del local. Dicen las malas lenguas que montas partidas para niños, que ejerces de master en talleres y jornadas…

Vicky.- Pues sí, me encanta el rol, que es una actividad en la que a veces estás a un lado de la mesa jugando, y otras veces frente a los demás narrando. Me gusta organizar actividades de vez en cuando, y los niños son los que más ganas le echan a mis partidas (aunque los mayores también me piden partidas, también hay que decirlo). Tienen una imaginación prodigiosa, y no tienen miedo a probar ambientaciones ni sistemas nuevos. ¡Los hay incluso que quieren empezar a narrar! Me siento muy orgullosa de estos rolerillos.

Cuidando a la cantera de QJ

En cuanto a jornadas, creo que ya me conocéis en la asociación, porque me meto en todos los «fregaos». Cada vez que hay jornadas, eventos temáticos, o algo parecido, me presento voluntaria, ya sea representando a QJ o de manera individual. No me sé estar quieta.

J.- Eso es muy bonito y muy de agradecer. ¿Y qué pasa con los juegos de mesa? ¿No te entra curiosidad de probar ninguno? Ciertamente es muy posible que seas la única socia tan especializada.

V.- Pues la verdad es que… Tengo que confesar que tengo un par de ellos en casa, pero sólo mis favoritos. Supongo que no soy muy sofisticada, porque sólo me gustan los juegos de cartas sencillitos. Aquí en la estantería tengo el Toma6, el Love Letter y el Uno edición Unicornio. Soy muy impaciente en mesa y las mecánicas largas hacen que pierda las ganas de jugar. Sé que soy muy tiquismiquis y que tengo a nuestro pobre presi desesperado con tanto rol, pero ya encontraré algún día un juego de mesa que haga que me esté sentada en la mesa más de media hora.

J.- Es que nuestro presi es un culo duro… ¡Pero seguro que está encantado! La diversidad nos favorece. ¿Qué importancia tiene el rol en tu día a día? ¿Afición? ¿Pasatiempo? ¿Actividad familiar y/o con amigos? ¿Actividad de socialización?

V.- Pues para mí el rol es, por encima de todo, una manera de expresar mi creatividad. Me paso muchas tardes escribiendo partidas o soñando despierta con ideas para historias. Por supuesto, también es una manera de conectar con otra gente, de socializar; y una excelente excusa para reunir a mi grupo de amigos, una o dos veces a la semana, para jugar.

Por último, pero probablemente más importante, el rol es una manera de empatizar y de desarrollar la imaginación. Para los niños es una herramienta para aprender a trabajar en equipo, y que la vida no es sólo ganar y perder, sino también pasarlo bien todos juntos.

Y pronto hará un año que compartes tus talentos con la asociación. ¿Cómo nos conociste?

Bueno, conoceros os conozco desde hace varios años. Tengo un par de amigos en la asociación (¡Hola, Juan! ¡Hola, Robert!) pero no fue hasta las Jornadas de Dos Hermanas de 2018 que me decidí. Fui con mi pareja, que llevaba un par de partidas para peques, y al ver el entusiasmo de los hijos de organizadores, que creo que se lo pasaron genial, se me contagió un poquito y me dije: “¡Quiero estar aquí! ¡Quiero jugar aquí con ellos! Si no hay suficiente rol en QJ… ¡Yo lo traigo!” Y eso he hecho, hasta hoy.

¿Hasta hoy? ¿Es que tienes pensado dejarnos? Yo te imaginaba liderando nuevos proyectos en QJ… ¿Rol en los talleres, por ejemplo?

(Risas) ¡No, hombre! ¿Cómo me voy a ir? ¡Mala hierba nunca muere! Me refería a que hoy mismo…¡Vuelvo a dirigir! Tenemos un evento colaborando con Nosolorol para dar a conocer su juego Cultos Innombrables, y en unos minutos me podréis ver en el local narrando de nuevo. (N. del A.: Se refiere a la tarde del 23 de Agosto de 2019)

Vicky es una de nuestras socias más activas.

Respecto a jugar a rol en los talleres… Me parece una propuesta interesante, y si mis horarios fueran más flexibles, me encantaría hablar de ello con la Junta.

Serán muchas partidas de rol ya en el local… ¿Quiénes suelen ser tus compañeros de mesa? ¿Alguien que te haya sorprendido roleando? Habrá muchas anécdotas…

Pues mi querido Manu, que vive a dos tiros de piedra del local, suele estar siempre en mis partidas, igual que Jorge y Nacho. De hecho, ahora mismo son ellos los que están narrándome cosas mientras yo preparo un par de cosillas para la vuelta al cole.

Vicky haciendo disfrutar a nuestros socios

En general, me ha sorprendido que haya tanta gente interesada en las partidas que propongo, porque pensaba que QJ era una asociación de juegos de mesa, y la verdad es que hay narradores y jugadores muy buenos.

Sobre anécdotas… No sé si mis compis querrían que cuente ciertas cosas… Pero puedo decirte, por ejemplo, que el primer oneshot (partida de una sola sesión) que he hecho con los mayores ha durado… ¡6 sesiones! Yo juro y prometo que lo tenía calculado para durar unas 4 o 5 horas, 6 si la cosa se ponía dura… Los jugadores aún se ríen de mí cuando hablo de ese “oneshot”.

Cuéntanos más de esa partida. ¿Qué juego era? ¿Ocurrió algo para que se alargara tanto? ¿Qué métodos usaste para adaptarte a los cambios?

Pues era una partida de Vampiro 5ta edición. En principio iba a ser una partida de iniciación, para probar un poco los cambios que se le ha hecho al sistema en esta nueva edición (digo nueva, pero en realidad lleva más de un año en el mercado). Lo que ocurrió finalmente fue lo que suele pasar cuando tienes jugadores con mucha imaginación y mucha iniciativa: Se les van ocurriendo ideas, planes y proyectos que se salen de lo que tienes planeado.

Como a mí, encima, me encanta que los jugadores se pongan creativos, les fui dando cuerda hasta que la partida pasó de 5 horas a 25. Mi método para adaptarme a lo que me iban pidiendo fue el básico: Inventarme cosas para mantenerlos entretenidos. El objetivo principal cuando se juega a rol debería ser siempre pasárselo bien. Mientras ellos se rieran y estuvieran interesados en la trama, me daba igual alargarla un poquito más.

Parece que lo consigue…

¿Eres la mejor narradora de QJ?

(Risas) ¿Eso es parte de la entrevista?

Hay que darle un poco de salsa…

Va, va… ¿La mejor? No, no diría la mejor, pero sí la única, porque aunque he visto muchas mujeres jugar en nuestra asociación, de momento el número de narradoras es muy pequeño: Una. Creo que por eso, cuando Merchi (la hija de Fali) me dijo que quería dirigir, al igual que yo, me hizo tanta ilusión. Inspirar a otros a que se atrevan con esta afición, por la que siento verdadera pasión, es probablemente lo mejor que me ha pasado en QJ.

Desde aquí, me gustaría hacer un llamamiento a las mujeres (y por supuesto, también a los hombres) que en algún momento han sentido curiosidad, o les han entrado ganas de ponerse delante de los dados, y no lo han hecho por vergüenza, miedo, o porque piensan que no van a ser capaces. ¡Claro que podéis, roleros! ¡Coged esos dados y dejaos llevar por la aventura!

Yo soy un ejemplo de esos jugadores ocasionales de Rol que nunca han dirigido. ¿Cómo fue tu primera vez? ¿Qué le aconsejarías a un futuro Master?

Pues primero te diría que jugar una partida de rol como jugador, o dirigirla como narrador, pueden parecer dos experiencias completamente diferentes, pero son hermanas, porque lo que consideramos como “jugar al rol” lo es todo. Es estar en la mesa y disfrutar con tus compañeros, a veces como jugador, y otras veces como narrador. Ambas partes pueden tomar un papel activo en la partida, pero jamás se va a poder disfrutar al 100% de esta afición si no se toman los dos papeles.

La razón es que no hay mejor manera de conocer un juego que ponerte a leer el manual, dominar las reglas, conocer a fondo el sistema de juego, crear historias… No todo es interpretar o tirar los dados para ver cuáles son tus siguientes acciones. En el rol también hay que disfrutar un poco de cómo se ha construido este nuevo mundo ante nosotros. Imagino que es igual que en los juegos de mesa, donde no sólo se trata de ganar o perder sino apreciar cómo se ha creado el juego y ver sus matices, su equilibrio, y en definitiva cómo está hecho.

Yo entiendo que el principal miedo que enfrenta un potencial master es el de decepcionar a sus compañeros de mesa, que ponen ante nosotros su confianza para pasárselo bien en la partida. Tal vez también nos frustra un poco tener que sentarnos delante del ordenador y empezar a escribir una historia única, que sepas que va a encantar a tus jugadores.

El consejo que daría es el siguiente: Ya como jugador está bien conocerse el manual y conocer a fondo las reglas. Está bien tener un pequeño resumencillo. Este mismo resumen, a veces lo encontramos en la pantalla del narrador, pero si no es así, no pasa nada. Cogemos un cuaderno y nos lo redactamos nosotros mismos, y luego nos cogemos una historia que ya esté hecha, y que al leerla nos haya gustado. No hace falta iniciarse narrando con historias súper épicas que salgan de tu coco. Dicha historia hecha la puedes incluso modificar para que se adapte a tu estilo. Ya sólo necesitas una mesa de buenos amigos y a probar, a aprovechar la experiencia sin miedos, sin frustraciones, sólo disfrutando.

Su rinconcito de inspiración

En cuanto a mi primera experiencia, ocurrió hace unos nueve años, yo tendría unos 19. Simplemente no encontraba a nadie que narrase el juego al que yo quería jugar, que era Cazador. Así que sencillamente me puse a crear una campaña, y como Cazador es un juego que nunca llegó a España, no había ninguna aventura en la que yo me pudiera basar, así que tuve que crear desde cero una aventura con la que probar el sistema de juego, y me gustó la experiencia, pero me di cuenta de que necesitaba más rodaje.

Por tanto, empecé a buscar historias ya hechas de diferentes juegos, con diferentes temáticas, y poco a poco me fui acostumbrando a jugar con gente que no conocía, fuera de mi mesa habitual de juego. También comencé a narrar en eventos, a organizar jornadas yo misma o con mis amigos. Todo eso me sirvió para ir aprendiendo qué tipo de jugador tienes en mesa, qué tienes que añadirle a tus partidas y a tus historias para que tus jugadores estén contentos, a llevar determinado ritmo en las sesiones, a “darle color” a las partidas, que significa hacer descripciones para que el mundo que narras cobre vida… Como todo en la vida, con práctica se pueden lograr las cosas. ¡Y así sigo, practicando, a ver si consigo ser una narradora decente!

¡Wow! ¡Impresionante clínic sobre qué significa jugar a Rol! Y ahora sé sincera… ¿Está la ludoteca de la asociación a la altura de las expectativas de jugadores y narradores?

¡Ésta es una pregunta muy complicada! Si le preguntas a un rolero sobre su ludoteca personal, siempre te respondería que no, porque siempre hay juegos nuevos que salen, que queremos probar… Por tanto, si entendemos la pregunta como que si nuestra colección de rol en la ludoteca es suficiente para iniciarse en rol, la respuesta clara es sí.

Por ejemplo, tenemos un maravilloso libro, que es la Guía Genérica de Hitos, que simplemente te habla del sistema Hitos, del que existen un montón de aventuras prehechas, que sirven para iniciarse como narrador. También tenemos manuales de libros ligeritos como Sangre y Honor, libros de rol infantil (que la verdad es que nunca he visto que ningún rolero de la asociación se ponga a leerlos) que son geniales, tienen un sistema sencillo, tienen historias muy divertidas… De hecho, yo empecé a narrar rol infantil porque me parece muy muy divertido.

Narrando en nuestras Jornadas. ¡Como pez en el agua!

También hay una gran variedad de libros como El rastro de Cthulhu, y muchos otros, que son manuales no muy gordos para iniciarse. No te recomendaría empezar con cosas como La Llamada de Cthulhu 7ed porque tienes que tener una base de partidas y de lecturas para meterte con la gran cantidad de normas que tiene el juego, que además ya va por la séptima edición.

Lo que sí creo que le falta a la ludoteca son aventuras, es decir, libritos solamente de aventuras, de partidas de pocas sesiones precisamente para que la gente se las lea y se anime a jugar. Además, si le preguntas a los roleros, aunque ese material no esté en la asociación, todos lo tenemos en casa, por lo que podríamos hacer fotocopias o poner un fondo común para mejorar la ludoteca, ya que esos libritos suelen costar unos cinco euros, son económicos. Así que, en líneas generales, para gente que quiera empezar está bien.

Son buenas noticias. Dado tu papel tan activo desde que has entrado, ¿te veremos en cargos de responsabilidad en un futuro? ¿Participas en las asambleas de QJ?

Desafortunadamente, a día de hoy aún no he podido acudir a ninguna asamblea, porque han coincidido con días en los que yo trabajaba, pero por supuesto me gustaría ser un miembro activo de la asociación, y en cuanto pueda, participaré en ellas.

Para tener un cargo de responsabilidad tendrían que darse condiciones bastante específicas, porque mi trabajo me ocupa muchas horas y es bastante agotador tanto física como mentalmente. Mi tiempo libre, por supuesto, lo uso para meterme en talleres, en actividades, etc., pero no sé si podría meterme en temas de organización.

Sin embargo, sobre un tema que hemos tratado antes, sobre introducir el rol en talleres, colegios, etc., sí que me encantaría participar como organizadora, o al menos con un papel activo, pero todo depende de las horas, los días…

Háblanos de tu ludoteca personal… ¿Algún artículo que sea tu orgullo? ¿Qué lugar ocupa en tu casa?

Pues además de algunos artículos que me llenan de orgullo, creo que ha sido un logro alcanzar el volumen que tiene mi ludoteca en sólo un año y cuatro meses. Mi primer manual me lo compré en Abril de 2018 (fue Trauma Unit, de nuestros compañeros sevillanos Iñaki Raya y José Antonio González) y a día de hoy tengo más de 80 manuales, unas 8 pantallas y demás documentos como cartas, aventuras, dados, tokens… Estoy muy contenta y muy satisfecha con mi colección.

Cuando he podido, he participado en crowfounding, y gracias a eso, tengo muchísimo material de juegos indie que merecen muchísimo la pena. Como último detalle, tengo los dados de Leyenda de los 5 anillos, edición Familias Imperiales, que son bastante raros, y me encanta poder llevarlos a partida.

Respecto a qué lugar ocupa en casa… ¡Más del que debería, supongo! Por un lado tengo los juegos de mesa en el armarito de la mesilla de noche (porque son tan poquitos que caben en un rincón). La mayor parte de juegos de rol y accesorios está en el armario (tengo dos armarios, ¡que no cunda el pánico!) pero como no caben todos en el armario, tengo los manuales pequeños y que de momento no he usado (es decir, aquellos para los que de momento no he ideado ninguna partida) debajo del escritorio, ¡a ver si teniéndolos cerca cuando escribo me inspiran!

¿Quién necesita ropa teniendo esto?

Despedida y cierre… ¿Qué le dirías a quien pueda estar leyendo esto y/o a un futuro socio de QJ?

Pues como yo en su momento fui una posible socia, dirijo mis palabras a todo el que esta curioseando la asociación a ver si le gusta lo que ve. Queremos Jugar es una asociación en la que prima el buen rollo. La gente que hay dentro es muy dispar, gente con edades entre 20 y 40 años, que vienen con sus colegas a probar juegos, con sus familias a pasar un buen rato, desde cualquier pueblo sólo para coger prestado un juego para aprovechar el finde, o incluso gente rara como yo, que a veces va a leerse los manuales porque les da pereza cogerlos prestado.

Si sientes que no encajas en QJ, déjame decirte que te equivocas, porque aquí hay sitio para todo el mundo. Nuestro local es pequeñito, pero organizamos tardes de juegos varias veces a la semana. Y cuando se nos queda de verdad pequeño, nos vamos de convivencia al parque a echar el día (y ojo, ¡que a lo mejor un día de éstos me llevo un rol en vivo para jugar en el parque!) Participamos en talleres, jornadas y eventos porque nos encanta nuestra afición y queremos difundirla.

¡Somos, en general, gente que quiere pasárselo bien jugando!

¿Qué te ha parecido este artículo?
[Total: 1 Promedio: 5]
1 comentario
  1. Jorge Valenzuela Palacios Dice:

    Gran entrevista a una nuestra socia más rolera, la verdad es que Vicky ha revitalizado el rol en nuestra asociación y tienen el gran merito de arbitrar partidas para los peques que se lo pasan de miedo con ella.

    P.D. La edad de la mayoría de nuestros socios esta entre 25-50 y también hay muchos hijos de socios jugones que lo mismo te juegan una partida de rol que te pegan una paliza a un eurogame.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *